Cómo combatir la inflación en México

Inflación en México: ¿cómo combatirla como consumidores?

  • octubre 31, 2022
  • 11 min de lectura
  • Read Icon118 lecturas

Recientemente el INEGI (Instituto Nacional Estadística y Geografía) publicó la vigente medición del INPC o Índice Nacional de Precios al Consumidor, un indicador que mide la evolución de los precios de bienes y servicios.

La tasa de inflación anual alcanzó el 8.7% en Agosto, el mayor registro que se tiene en México desde diciembre del año 2000.

Economistas advierten que la inflación en México podría estar lejos de su pico. Algunos pronostican incluso más de 10%.

Cabe destacar que esa es una tasa promedio y que la inflación afecta de diversa forma a los rubros. Por ejemplo, la tasa de inflación en México para los productos agropecuarios es de 14.90%, mientras que la de los servicios es de 5.19%.

Aunque en diversa medida, el aumento de la inflación en general afecta todo, desde los bienes comestibles hasta la renta y el precio de los servicios públicos.

¿Cómo combatir la inflación?

La inflación es un hecho y llegó para quedarse, por lo menos, durante varios meses.

Ante este escenario, muchos se hacen preguntas como: ¿Es momento de ahorrar o de invertir? ¿Cómo disminuir el impacto de la inflación en la vida cotidiana? ¿Es una buena idea solicitar préstamos o créditos ahora mismo? ¿Cómo salir de deudas exitosamente cuando la inflación está en un pico?

En Financer.com nos preocupamos por tus finanzas, así que entrevistamos a cuatro expertos en distintas áreas de las finanzas para abordar estos y varios otros tópicos:

  • Javier De la Calle: Director General de la casa de empeño Nacional Monte de Piedad;

  • Sergio Jiménez Amozurritia: CEO y Cofundador de Flink, fintech especializada en inversiones;

  • Sonia Sánchez-Escuer: Autora y emprendedora especializada en finanzas personales conocida por Blog&Lana;

  • Wolfgang Erhardt: Vocero Nacional del Buró de Crédito.

Sigue leyendo para enterarte de las mejores decisiones financieras a tomar ante este escenario de inflación histórica en México.

El impacto de la inflación en los consumidores

Como bien explica Jiménez Amozurrutia, la inflación encarece el costo de vida pues “el que ésta suba significa que con la misma cantidad de dinero se pueden comprar menos de lo que se compraba antes, en otras palabras, se pierde el poder adquisitivo”.

Quizás has notado que los precios de los productos en el súper y en los mercados municipales han aumentado, eso se debe a un ajuste por la inflación.

Los productores, fabricantes e importadores a su vez también se enfrentan aumentos en las materias primas y los costos de producción en general.

Esta cadena de aumento de precios tiene múltiples orígenes, pasando por el conflicto entre Rusia y Ucrania y su efecto en toda Europa, la crisis económica en Estados Unidos, aumento en los impuestos y las consecuencias de ciertas decisiones tomadas durante la pandemia por México y países socios.

Por su parte, Sánchez-Escuer dice que lo más adecuado para hacer frente a la inflación es cambiar los hábitos de consumo. Algunas acciones concretas son:

  • Dejar de comprar marcas por hábito,
  • Comparar precios,
  • Buscar calidad/rendimiento,
  • Pensar mejor las decisiones de compra,
  • Evitar compras impulsivas,
  • Mantener siempre un registro de gastos + presupuesto.

Revisar las finanzas personales siempre será el primer paso para combatir la inflación, pues suele haber muchos gastos que se pasan por alto y al final de mes tienen un impacto importante.

Cuál es la mejor forma de combatir la inflación, ¿ahorrar o invertir?

Para resolver la disyuntiva de ahorrar o invertir, vale destacar las diferencias entre ambas, para ello nos apoyamos en palabras del CEO de Flink:

“Ahorrar es solo guardar una suma de dinero, pero no multiplica el dinero. Invertir es poner tu dinero a trabajar para generar más con éste”.

Algo importante que recuerda Sanchez-Escuer es que “cuando hay inflación alta se debe ahorrar en instrumentos de ahorro que peleen la inflación”, refiriéndose a cuentas de ahorro y otros productos financieros que otorguen un beneficio mayor, o al menos igual, que la tasa de inflación.

Acumular dinero bajo el colchón o elegir productos con tasas menores a la inflación solo resulta en pérdida pues el valor real de ese dinero se diluye cada que los precios se ajustan por la inflación.

La autora continúa diciendo que “invertir depende mucho de la situación financiera de cada quien. Si se tienen muchas deudas, lo ideal es acabar con ellas primero”.

Por su parte, Jiménez Amozurrutia dice que “cuando se invierte dinero, se renuncia a él durante un tiempo para cumplir metas de corto y largo plazo, y para generar rentabilidad; las inversiones sirven para protegerse de la inflación y aumentar el poder adquisitivo”.

Las opiniones de los expertos se alinean respecto al cuidado al elegir instrumentos: “otra buena opción, es invertir en instrumentos de deuda cuyo rendimiento sea igual o superior a la inflación.”

Al consultarle sobre los sectores económicos que tienen una perspectiva más prometedora para invertir, el emprendedor destaca que “hay empresas más sólidas y sectores que no se ven tan golpeados por la inflación que pueden convertirse como una oportunidad de inversión. Al momento de elegir dónde invertir el dinero, hay que ser cautelosos y analizar bien los sectores, productos y datos financieros”.

Si bien es cierto que la inflación en México solo afecta a los mercados locales, esta es un reflejo de lo que ocurre en el mundo. Por lo que conviene andar con cuidado en cualquier bolsa de valores o mercado financiero.

Se aconseja responsabilidad con los préstamos y créditos

Como bien menciona el vocero del Buró de Crédito, “La deuda sólo es mala si no se puede pagar por lo menos el mínimo a tiempo… si lo necesitas y puedes pagar, el pedir un crédito es siempre una buena idea”.

La autora Sánchez-Escuer comparte que no es el mejor momento para el crédito al consumo, pero que si se trata de un crédito empresarial o para emprendedores “depende de los estados financieros del negocio y la demanda de tus productos/servicios”, especialmente la que se proyecta para los próximos 18-24 meses.

En cuanto a las perspectivas a futuro, Javier de la Calle toca un punto interesante dada la decisión de Banxico de aumentar la tasa de referencia en 75 puntos base:

“Sin duda veremos condiciones más restrictivas en 2023, por lo que hoy es un mejor momento para pedir un préstamo que en el futuro”.

Continúa diciendo “Banxico se encuentra en una posición cada vez más complicada; la respuesta para hacer frente a la alta inflación es incrementar la tasa de referencia, lo que eleva el costo de financiamiento y reduce la demanda”.

El director de la institución de préstamos prendarios más grande de México también menciona que la Reserva Federal en Estados Unidos hizo lo mismo.

Si ya tienes una deuda, paga

Para la emprendedora Sanchéz-Escuer “lo primero es dejar de usar el crédito… después tener un registro de gastos y ajustarse a un presupuesto”.

En este caso, Erhardt sostiene que la mejor forma de salir de deudas con esta inflación en pico es “hacer / rehacer el presupuesto, respetarlo y actualizarlo para siempre saber hasta dónde se puede gastar para poder pagar por lo menos el mínimo y a tiempo en cada uno de sus créditos. Si se puede pagar más del mínimo mejor”.

En caso de estar en problemas económicos, comparte una ruta de opciones para evitar afectar el score crediticio o moderar el impacto en él:

  1. Hacer / rehacer el presupuesto;
  2. Si esto no fuera suficiente, se puede recurrir a la venta o empeño de un artículo;
  3. Si esto no fuera suficiente, reestructurar el crédito para poder seguir pagando y no generar quebranto;
  4. Si esto no fuera suficiente, pedir una quita (descuento sobre la deuda) que sí causa quebranto.

“Si el titular del crédito toma alguna de las últimas dos opciones, se pondrá una clave de observación en su Reporte de Crédito que indica que el crédito está reestructurado o que se generó un quebranto por “X” monto”.

Como han mencionado algunos expertos, es necesario evaluar constantemente los números pues la realidad (los precios) va cambiando, así que el presupuesto familiar debería estar en constante revisión para ajustarse a la realidad.

El empeño es una alternativa

Como mencionó Erhardt, el empeño es una opción para obtener financiamiento o salir de deudas.

Por su parte, De la Calle comparte una visión más amplia:

“Ya que los créditos y sus condiciones de pago probablemente continúen al alza, ahora es un buen momento para tramitar un préstamo prendario, el cual funciona como un autofinanciamiento en donde no hay manera de endeudarte y el peor escenario que puedes enfrentar, es perder tu artículo y recibir la demasía correspondiente”.

Y agrega que “la mayoría de los préstamos prendarios son a tasa de interés fija, esto significa que no se ajustan con la inflación… algunos de estos bienes, que pueden ser sujetos de empeño, están improductivos en casa, la oficina o nuestra empresa, así que el empeñarlos es una forma de rentabilizar los activos”.

Para recuperar prendas y bienes empeñados, De la Calle dice a los usuarios que lo más importante es “realizar sus pagos de manera oportuna y no olvidar la fecha límite de pago para recuperar sus artículos en tiempo y forma”.

Oportunidad en los créditos hipotecarios

Aunque suelen ser financiamiento por montos de dinero significativos, hay una oportunidad en el sector hipotecario según el vocero del Buró de Crédito:

“En este momento sigue teniendo tasas históricamente bajas. Además, hay mucha oferta inmobiliaria y poca demanda, por lo que es más fácil encontrar una propiedad a buen precio, especialmente en el mercado de vivienda usada.”

Obtener una hipoteca es algo recomendado solo para quienes tienes capacidad de pago. En todas las crisis hay oportunidades, si estabas preparado para tiempos no tan buenos, esta puede ser la tuya.

Los inversores y los cuidados frente a la inflación

Los mercados financieros viven una reacción en cadena en los ambientes inflacionarios. Así describe el escenario Jiménez Amozurritia:

Cuando la inflación sube, las tasas de interés tienden a hacer lo mismo, provocando movimientos en el mercado de capitales, puesto que ahora el rendimiento en las empresas debe ser mayor, por lo que la volatilidad en las bolsas de valores aumenta.”

Para él es importante destacar que “no hay inversión sin riesgo, por lo que los instrumentos que ofrecen mayor rendimiento son más riesgosos, en este sentido, el aumento en la volatilidad del mercado genera posibilidades de mayores rendimientos”.

La inflación no afecta por igual a todas las ciudades de México, esa es una ventaja para los emprendedores.

Conflictos globales deberían dictar las decisiones de los nuevos inversores

Al consultarle sobre lo más importante a lo que deben prestar atención quienes decidan entrar al mercado en este momento, Jiménez Amozurritia tuvo una respuesta con enfoque global:

“Al crecimiento, al control de la inflación y a la situación global provocada por la crisis sanitaria y al conflicto Rusia – Ucrania, que fueron algunos de los generadores principales de la inflación”.

La inflación y los emprendedores

Este artículo se publica en plena Semana Nacional del Emprendedor, así que merecen una sección aparte los valientes emprendedores mexicanos que crean 70% de los empleos y además representan el 52% del PIB según cifras del IMCO (Instituto Mexicano para la Competitividad).

Especialmente a ellos, Sonia invita a “ser capaces de cambiar acorde a lo que su mercado pide… en estos momentos los consumidores están muy “cambiantes” y las necesidades van variando con mayor frecuencia”.

Además, aconseja tres puntos clave:

  • Escuchar a los clientes y prospectos,
  • No gastar en cosas innecesarias,
  • Ahorrar para emergencias e imprevistos.

Los préstamos para emprendedores son una buena idea si existen buenas perspectivas para los próximos meses. Si no es así, recibir un crédito podría convertirse en una carga muy pesada.

En conclusión, ¿cómo combatir la inflación en cifras históricas?

La tasa de inflación en México tiene a muchos preguntándose cómo salir de deudas o si es buena idea sacar un crédito ahora mismo.

Al unísono de los entrevistados, lo primero que se debe hacer es revisar el presupuesto (personal y/o familiar) para visibilizar los gastos que se pueden cortar. Pagar las deudas es realmente importante porque determina el acceso a financiamiento en el futuro, ya demás puede acabar siendo más costosos debido a la aplicación de intereses de mora.

Con respecto a la disyuntiva de si es mejor ahorrar o invertir, conviene recordar que el ahorro no multiplica el dinero y las inversiones sí. Ahorrar es algo que deberíamos hacer siempre, pero invertir depende de las condiciones de cada uno.

Para los inversores y emprendedores mexicanos, el secreto para sortear la crisis con éxito está en ver a futuro. Si las perspectivas son buenas, conviene hacer inversiones con mediciones de riesgo.

¿Fue útil este artículo?

Sé el primero en compartir su opinión

He escrito más de 3.000 artículos escritos sobre diversos temas, pero en las finanzas encontré el de mayor potencial para ayudar a los lectores, pues todos los días tratamos con dinero y la mayoría de ellos dejamos en evidencia la falta de educación financiera que existe en Latinoamerica. Pero nunca es tarde para comenzar a ahorrar e invertir.

Compartir en
Read Icon118 lecturas

Explora nuestros temas