Claves para controlar los gastos

inutos

Uno de los principales dolores de cabeza que tienen los mexicanos son los gastos. La mayoría llega a final de mes con la mayor parte de los ingresos desaparecidos. La pregunta que se hace mucha gente es: ¿A dónde va el dinero? El problema es que ésta se hace cada quincena o mes, ya que desde hace tiempo se está en un bucle que parece no tener fin.

Desgraciadamente el estado de la cuenta no miente, ya que el dinero se está escapando de las manos. Es por eso que en este artículo te queremos explicar cómo puedes llegar a controlar los gastos sin morir en el intento.

Además, te enseñaremos algunas herramientas para llegarlos a controlar (como es el caso de Finerio). Al final, te daremos algunos consejos para qué, aparte de tener bien atados los gastos, puedas empezar a ahorrar.

Claves para empezar a controlar tus gastos

  1. Establece un presupuesto mensual que se ajuste lo más posible a la realidad. Debes tener en cuenta que cada mes se hacen frente a una serie de gastos como son la renta, los suministros, el transporte, la compra y otras cosas. Lo ideal para empezar a ahorrar es que destines un 70% a estos gastos recurrentes y te guardes el resto.
  2. Trata de evitar que más de un 30% de los ingresos sean destinados a las deudas. Debes tener en cuenta que hipotecas, préstamos personales y otro tipo de financiaciones pueden comprometer tu presupuesto. Es por eso que es imprescindible que no de sobreendeudes.
  3. Si haces retirada de dinero en cajeros, contrólalos. La mayoría de entidades financieras permiten que establezcas un límite de la cantidad que quieres retirar. Esta es una buena fórmula para tratar de mantener los gastos a raya. Aparte del dinero que sacas de los bancos, también tienes que limitar el dinero que te gastes en las tarjetas bancarias, da igual que sean de débito como de crédito. 
  4. Revisa de forma detenida todas las facturas que tienes y trata de establecer comparaciones con ofertas que pueden resultar más ventajosas para los suministros. Además, es muy conveniente de que te asegures de que no se han producido gastos que pueden ser duplicados, cobros erróneos en recibos domiciliados o pagos con tarjetas que no recuerdes haber hecho.
  5. Utiliza herramientas tecnologías o aplicaciones que te pueden ayudar a conocer tus gastos e ingresos y, además, te pueden ayudar de posibles imprevistos. Una de las mejores que puedes encontrar en México es Finerio. Es una plataforma de finanzas personales gratuita. Es capaz de conectarse a los sistemas de los bancos y funciona de forma automática. Además, vincula tus cuentas bancarias a Finerio. De esta manera la plataforma sincronizará todos tus movimientos y los clasificará sin la necesidad de que hagas nada. También registra las compras que haces en efectivo. Así podrás tener tu información financiera en un solo lugar y ver a dónde se va tu dinero. Por último, te permite poder planear los gastos para ponerte límites y te muestra unas gráficas muy sencillas de entender de cuánto y cómo estás gastando tu dinero. En definitiva, Finerio es como si tuvieras todas tus bancas en línea en una sola.
  6. Aprovecha cualquier ingreso extraordinario que tengas para liquidar una parte de las deudas. También lo puedes utilizar para cualquier gran inversión que tengas preparada y sepas que vas a acometer sí o sí.

Consejos para empezar a ahorrar

Ahora que ya conoces las principales claves para poder controlar los gastos que tienes, ha llegado el momento de conocer cómo puedes empezar a ahorrar. Cuanto más ahorro tengas, mejor preparado estarás para poder afrontar los gastos:

  • Si tienes que desplazarte en tu propio auto al trabajo, calcula cuánto dinero destinas a este proceso. Piensa en alternativas que te pueden hacer ahorrar un poco como el transporte público o una bicicleta. Seguramente que no será igual de cómodo, pero te permitirá más flexibilidad para poder llegar mejor a fin de mes. Ya verás como a la larga tu cuenta del banco lo va a agradecer.
  • La mayoría de mexicanos hace su compra de la comida para la casa de forma diaria, semanal, bimensual, mensual, etc. Pero, ¿realmente estás comprando solo lo que necesitas o algo más? ¿Estás eligiendo los productos que son más baratos entre todas las marcas que hay? Por ejemplo, si quieres comprar un alimento en el que hay dos marcas, la que indique el precio menor no significa que sea la más barata, sino que te tienes que fijar la que tiene el precio por kilo más barato. De esta manera podrás comparar mejor entre el mismo producto y ver en realidad cuál es el más económico.
  • Fíjate en las facturas que tienes. Por ejemplo, en las de internet de casa y del celular. En la actualidad hay mucha competencia y eso hace que de vez en cuando las compañías que ofrecen estos servicios tengan precios muy interesantes. Puedes consultar cuáles son las tarifas combinadas que incluyan internet y el plan de celular. De esta manera no tendrás que pagar dos facturas, sino que podrás hacerlo en solo una. 
  • También puedes ahorrar en los costes de mantenimiento de las cuentas bancarias. Existen muchas cuentas online que no tienen ningún tipo de comisión por mantenimiento. Lo ideal es que estudies bien esta posibilidad y así te ahorras a este gasto bancario innecesario. Piensa que no estás atado a ninguna entidad, por lo que tienes que mirar por tu propio interés.
  • No gastes más de lo necesario. Esto no quiere decir que tienes que dejar de comer o bañarte cada día, sino que no te compres caprichos que realmente no necesitas. Si ves que no tienes el dinero suficiente para llegar tranquilo al final de la quincena, no gastes el dinero en algo que realmente no necesitas. Tampoco te queremos hacer infeliz, por lo que en vez de quitarte todos los caprichos que puedas tener, trátalos de reducirlos al mínimo posible. Ya verás como en el futuro, gracias al ahorro, te vas a sentir mucho mejor.
  • En casa también puedes ahorrar. Desconecta todos los electrodomésticos que no uses normalmente. Aunque no estén en funcionamiento, puede que tengan alguna luz encendida para mostrar que están conectados. Te podemos asegurar que este simple hecho ya consume mucha electricidad, por lo que lo mejor es tenerlos desconectados y solo enchufarlos a la corriente una vez que los necesites. También puedes ahorrar en electricidad con las luces. Solo enciéndelas si las necesitas. Si te vas de una habitación, apaga la luz, porque no tiene sentido el consumo de electricidad innecesario. Y, por último, puedes ahorrar en agua de forma fácil. Por ejemplo, cuando te cepillas los dientes o te afeitas solo abre el agua en el momento que la necesites. No es necesario desperdiciar este bien natural tan preciado.
×

Por favor, valora Claves para controlar los gastos

  • Tarifa
  • Comentario
  • Enviar

Tarifa

¿Cómo calificarías los servicios y productos de Claves para controlar los gastos?

Volver

Comentario

¿Cómo fue el servicio? ¿Encontraste algún problema? ¿Sientes que la empresa estuvo a la altura de tus expectativas? No dejes nada, queremos escuchar todo lo bueno y todo lo malo.

Enviar

Estás a un paso de enviar tu comentario

Regístrate con tu Email
Crear una nueva cuenta a continuación
 Tu opinión comentario está pendiente. Por favor revisa tu correo electrónico y haz clic en el enlace de confirmación.