Cómo evitar fraudes en Internet

6 minutos

Como ya comentamos en una entrada anterior, cada vez más se producen fraudes en Internet. Este tipo de estafas puede tener muchas caras, como por ejemplo recibir correos electrónicos o comprar por Internet.

Piensa que en Internet se pueden realizar trámites muy diversos.  Desde pagar una entrada de cine, hasta sacar un billete de avión o reservar una noche en un hotel, pasando por realizar operaciones en tu banco. 

Es verdad que utilizar Internet para estos trámites tiene la ventaja de la rapidez, comodidad, versatilidad, economía del tiempo y muchas otras cosas. Pero, también es cierto que esta circunstancia puede ser aprovechada por delincuentes.

Para evitar los fraudes por Internet o minimizar los momentos de inseguridad, puedes seguir una serie de consejos que te vamos a presentar en las siguientes líneas.

De esta manera tu navegación y trámites que decidas acometer serán más seguros y así estarás menos sometido a posibles riesgos.

 

No confíes en precios sospechosamente bajos

Debes evaluar cuál es el promedio que hay en el mercado para el producto que quieres comprar. De esta manera podrás verificar si el precio que te ofrecen es real o no.

Piensa que hay muchas páginas falsas que pueden parecer muy reales y que ofrecen productos con grandes rebajas. No te fíes ya que puede ser que una vez que hayas pagado no recibas nunca el producto en cuestión.

 

Duda de páginas que tengan muchas ofertas

No es muy común que un producto cueste aproximadamente lo mismo en varios sitios web, y, de repente, haya una página que lo venda a un precio muy reducido. 

Simplemente este hecho debe hacerte desconfiar de la empresa, ya que los productos pueden ser falsificaciones o esconder cargos adicionales.

Smartphones, dispositivos electrónicos, videojuegos y otros artículos tecnológicos son los productos con los que se acostumbran a cometer más fraudes por Internet. A estos también se les tiene que sumar los productos de lujo.

Si crees que la oferta no es muy creíble, lo mejor es que mires por Internet si realmente es un fraude.

 

Verifica el registro de la empresa y la información sobre la misma

Busca por Internet toda la información de la empresa en cuestión para así estar seguro de que la empresa es real y no un fraude. 

Investiga a fondo su página web. Por ejemplo, su sede, el apartado de quiénes somos, los datos de contacto, el teléfono… en definitiva, toda la información que consideres necesaria para asegurarte que no estás delante de una estafa.

Realizar todas estas operaciones, aunque puedes tardar un rato en hacerlas, son una buena medida de prevención de fraudes.

 

Consulta referencias y opiniones sobre la empresa

Si no estás seguro de que una empresa es real o falsa, otra opción para saber si estamos delante de un fraude o estafa es buscar opiniones de clientes reales para conocer como fue su experiencia. 

Es frecuente que los consumidores denuncien a través de foros o redes sociales los problemas que han tenido con una marca o vendedor.

Si no encuentras nada al respecto y todavía no estás seguro que estás delante de un fraude, lo que puedes hacer es abrir un hilo en los foros relacionados con el producto que quieres adquirir y poner todas las dudas que tengas. Seguramente recibirás respuestas que te ayuden a resolver tus dudas.

 

Cuida tu información personal o bancaria

En muchos fraudes en Internet se roba este tipo de información. Sé muy cauteloso en el momento de compartir cualquier tipo de dato bancario o personal.

Si vendes o compras algo en línea, debes evitar realizar grandes transferencias de dinero si no estás seguro del perfil del vendedor o comprador. Cuantas más veces lo analices, mejor. Así bajarás el riesgo de fraude por Internet.

 

Evita utilizar sistemas de giros de pagos o transferencias anónimas

Intenta no utilizar sistemas como Wester Union o MoneyGram, porque no te aseguran el reembolso. Es mejor que realices los pagos personalmente, hagas transferencias bancarias o contra reembolso. 

Si realizas una venta, siempre debes mirar la calidad de los billetes que te entregan. Piensa que los billetes falsos son un fraude muy común.

 

Utiliza contraseñas seguras y únicas para cada servicio

No uses contraseñas como tu fecha de nacimiento, números de documentos o secuencias de números y letras.

Las mejores contraseñas son las que combinan letras mayúsculas, minúsculas, números y caracteres especiales.

Nunca compartas tus contraseñas con desconocidos, e intenta cambiarlas. No utilices siempre la misma contraseña para todos los sitios. No es recomendable.

 

En lugares públicos no entres a páginas como tu correo electrónico

Evita acceder a tu correo electrónico o sitios como tu banco desde equipos públicos o si utilizas redes de WIFI inseguras o de lugares públicos.

Cuando acabes, cierra todas las sesiones antes de irte. También es recomendable que borres el historial del navegador. Así te asegurarás que tus datos han sido borrados.

 

Antes de entrar en una página web, asegúrate que no es falsa

Las páginas web seguras empiezan con “https” y la presencia de un candado en la barra de direcciones. 

Es verdad que hay algunas páginas, como las de algunas instituciones del gobierno, que no son seguras. Si tienes que rellenar información en alguna de éstas, cerciórate antes que la página que utilizas es la real y no es una página copiada. Piensa que si es una página clonada pueden robarte los datos que introduzcas.

 

Ten el antivirus y el software actualizados

Si instalas un producto antivirus, este se actualiza de forma periódica. Los antivirus cuentan con distintas operativas como es el caso de funciones anti-phishing que analizan las páginas de acceso para verificar que son seguras y no se roba la identidad.

Aparte del antivirus, también es imprescindible que te protejas con programas anti-spyware, malware y adware.

 

Si haces compras por Internet, paga a través de plataformas seguras

Siempre paga a partir de plataformas que conozcas y sean seguras. Por ejemplo, PayPal es el sistema de pago más conocido y utilizado, además de uno de los más seguros. Aparte de proteger los datos del comprador, también garantiza que te devuelvan tu dinero si tu compra no sale según lo previsto.

Si ves que hay otra plataforma de pago que no conoces, lo mejor es que hagas una búsqueda en la red para encontrar opiniones sobre ésta. Así podrás ver si es segura. Es una buena manera de evitar fraudes en Internet.

 

Desconfía de propuestas de negocios que suenan demasiado bien para ser ciertas

No te creas de primeras propuestas que te prometen una solución inmediata de problemas económicos, oportunidades laborales inmejorables, inversiones sin ningún riesgo u ofrecimientos de regalos porque sí.

Puede que veas estas “grandes soluciones” en un anuncio en una página web o que lo recibas en forma de correo electrónico. Siempre estate alerta, porque la mayoría son fraudes en Internet.

 

Si alguien que no conoces te contacta por las redes sociales, comprueba quién es

En Facebook cuando se recibe una solicitud de amistad muchas veces el movimiento instintivo es de aceptarla. Pero alerta, porque puedes estar delante de una estafa. 

Mira si tenéis conocidos en común y trata de investigar todo lo que puedas sobre esta persona.

Otra opción es que compruebes sus fotos con la herramienta Goolge Image Search. Así podrás ver si alguien ha usado la misma foto con otro nombre o incluso si esa persona ha sido denunciada por fraude.

Si hablas con esta persona, puedes mirar qué frases te escribe y buscarlas en Google. Puede que haya gente que haya sufrido fraudes por Internet y tenga más información. Normalmente los estafadores acostumbran a utilizar los mismos métodos.

Y lo último de este punto, nunca mandes dinero a un desconocido, porque seguramente no lo volverás a ver.

 

Si has sido víctima de una estafa, denúncialo

Si piensas que has sido víctima de alguno de los fraudes en Internet, lo mejor que puedes hacer es denunciarlo.

Aunque quizás puedas recuperar el dinero, lo mejor es denunciarlo porque así evitarás que otra persona sea víctima del mismo estafador. Es una buena medida de prevención de fraudes.

 

Usa el sentido común

Si algo te resulta sospechoso, ves que no puede ser realmente cierto o tienes muchas dudas, lo mejor es que no continúes con la operación, ya que en la mayoría de casos estarás delante de un fraude por Internet.

Una de las mejores medidas que puedes hacer es informarte y analizar bien la sospecha que tienes. De esta manera no pondrás en riesgo tu privacidad y seguridad.

×

Por favor, valora Cómo evitar fraudes en Internet