Intereses moratorios, ¿qué pasa si no se puede pagar a tiempo un préstamo?

¿Tienes un préstamo y no puedes pagar a tiempo? ¿Quieres saber lo que pasa? En este artículo te damos toda la información necesaria sobre los intereses moratorios. También te ofrecemos consejos para que puedas pagar a tiempo tus deudas. ¡Aprovéchalos!

Preguntas y respuestas sobre Intereses moratorios, ¿qué pasa si no se puede pagar a tiempo un préstamo?

¿Qué es la tasa de interés?

La tasa de interés es un porcentaje al cual está invertido un capital por un periodo de tiempo determinado. Se le conoce también como el precio del dinero. En otras palabras, es una representación del riesgo y los posibles beneficios de una suma de dinero en una situación y tiempo determinado.

¿Qué tipos de tasas de interés existen?

Tasa de interés bancaria. Tasa de interés según la inflación. Tasa de interés según la estabilidad. Tasa de interés según el valor económico. Otros tipos de interés: tasa de interés mensual, tasa de interés anual y tasa de interés efectiva.

¿Cómo se fija la tasa de interés?

Por el banco central del país. La situación de los mercados de acciones. La relación a la inversión similar que el banco habría realizado con el Estado de no haber podido prestar el dinero a una persona privada.

¿Qué son los intereses moratorios?

Son un porcentaje que se cobra cuando la persona se atrasa en el pago de un préstamo. Solo se aplican una vez que vence el plazo límite de pago que se establece con la entidad prestamista en el momento de adquirir la financiación.Son un porcentaje que se cobra cuando la persona se atrasa en el pago de un préstamo. Solo se aplican una vez que vence el plazo límite de pago que se establece con la entidad prestamista en el momento de adquirir la financiación.

¿Cuáles son las diferencias entre intereses ordinarios e intereses moratorios?

El interés ordinario o simple es el que se paga sobre un capital y tiene que ver con el precio del dinero. El interés moratorio solo se genera cuando no se pagan los préstamos en la fecha acordada.

Cuando contratas un préstamo, ya sea personal, un crédito automotriz o una hipoteca, tienes que estar seguro de que podrás hacer frente a la deuda cada mes.

También es cierto que se puede dar el caso en que no podrás hacer frente a ciertas situaciones inesperadas, ya que no cuentas con el dinero suficiente para hacerlo.

En este artículo vas a ver qué pasa en este tipo de situaciones y también en qué consisten los intereses moratorios. Al final, vamos a dar una serie de consejos para ver cómo poder evitar estas situaciones. Desde Financer.com siempre queremos dar información de primer nivel.

Intereses moratorios

Qué es lo que implica ser titular de un préstamo

Este punto es muy importante ya que debes tener claro desde el principio lo que implica pedir un crédito y ser titular de este.

Primero, es imprescindible que sepas que los préstamos tienen garantía personal, o sea que al contratarlo ofreces una garantía de tus bienes presentes y los futuros. 

Por eso, en una situación de impago prolongado un juez puede dar sentencia a que embarguen tus bienes.

Los bienes comunes que se acostumbran a embargar son las cuentas bancarias o parte de la nómina. En casos en que el importe que no se ha pagado es alto, se puede llegar a embargar el auto, la vivienda y todos los bienes que se crean necesarios para poder pagar la deuda.

Además, si alguien te ha avalado el préstamo, esta persona también tendrá que hacerse cargo de la deuda, ya que el avalista acepta de forma solidaria hacerse cargo de la amortización del préstamo.

Si no puedes pagar las cuotas y no tienes bienes embargables suficientes, el avalista se hará con la obligación de pagar la deuda. También, en el peor de los casos pueden embargar sus bienes si lo creen conveniente.

¿Qué son los intereses?

Los intereses determinan la cantidad económica que va a satisfacerse como contraprestación por una cesión de capital. Este acto conlleva la generación de unos intereses.

Se hace para compensar de forma económica a la parte que va a perder la disponibilidad de su capital, al acreedor, para ponerlo al servicio de la otra parte, el deudor.

En los préstamos los clientes que solicitan dinero, tendrán que devolver a la entidad prestamista o institución financiera una determinada cantidad económica durante un período de tiempo concreto. Aparte de este monte, también se tendrán que devolver una serie de intereses asociados.

¿Cómo se calculan los intereses?

Los intereses y el pago mensual de un préstamo se obtienen con una fórmula financiera. El interés de los créditos se calcular a partir de los saldos insolutos. Es decir, se genera interés sobre el dinero que falta por pagar.

Para que lo veas más claro, te vamos a poner un ejemplo: tienes un préstamo de $10.000 pesos con una tasa anual del 12% y un plazo de pago de 12 meses, por lo que la mensualidad es de $897,49 pesos. Esto se deduce de:

  • En el primer pago el interés es de $100 pesos. Este se obtiene de multiplicar la tasa mensual 1% por $10.000 pesos.
  • El IVA de los $100 pesos es de $16 pesos.
  • La resta de $116 pesos al pago mensual de 897,49 es de $781,49 pesos.
  • Los $781,49 pesos son para el pago de capital y reducen la deuda.
  • Ahora todavía debes $9.218,51 pesos. Es decir, en el primer mes pagaste $781,49 pesos de los $10.000 pesos que debías.
  • Para el segundo mes se va a repetir el proceso, pero debes tener en cuenta que los cálculos se realizan a partir del saldo insoluto de $9.218,51 pesos, que es el dinero que queda por pagar después del primer pago.

Hay muchas personas que lo único que hacen para calcular el interés es multiplicar el importe total del préstamo por la tasa. Por ejemplo, en el caso anterior sería (10.000 x 12) / 100 = $1.200 pesos. Esto solo sería válido si el crédito se devuelve en un solo pago al final.

Pero, al haber pagos intermedios (ya sean quincenales o mensuales) tienes que considerar que estos pagos disminuyen el interés pagado final al ir disminuyendo parte del dinero que se debe y la base del cálculo del interés. Por eso saber la cifra correcta no es tan fácil.

¿Cuándo te conviertes en moroso?

En el momento que dejas de pagar una deuda ya puedes considerarte como moroso.

Aparte de tener un punto muy negativo en tu historial crediticio, el ser ya moroso hace que te puedan incluir en listas de morosidad, por lo que pedir futuros préstamos puede ser una tarea muy complicada porque la mayoría de bancos y entidades te lo van a denegar. 

Si quieres que el punto negativo desaparezca y no estar en listas de morosos, primero tienes que pagar las deudas pendientes que tienes.

Aparte de todo lo anterior, debes tener en cuenta que a partir de la primera cuota que no se paga la entidad te empezará a cobrar los intereses moratorios. Estos son normalmente mayores a los intereses ordinarios.

Aparte de estos intereses, también puede que te cobren una comisión por reclamación de pagos o cuotas impagadas. Todo esto se acumula a la deuda original, por lo que al final acabarás pagando mucho más dinero.

¿Qué son los intereses moratorios?

Los intereses moratorios son un porcentaje que se cobra cuando te atrasas en el pago de tu préstamo. Estos solo se aplican una vez que vence tu plazo límite de pago que estableces con la institución financiera en el momento de adquirir un préstamo. 

En otras palabras, el interés moratorio solo se aplica cuando existe la obligación de pago entre dos o más partes y existe una demora de pago de esa deuda por parte del deudor.

Por eso, el interés moratorio es el que tiene que pagar el deudor por el retraso del pago, aparte del interés ordinario que ya tenía obligación de abonar.

Los intereses moratorios solo se aplican una vez vencidos los plazos pactados si el deudor no reintegra el capital cedido. Si todavía no se ha vencido el plazo, solo se operan los intereses ordinarios.

¿Cuáles son las diferencias entre los intereses moratorios y los intereses ordinarios?

El interés ordinario, o también conocido como simple, es el que se paga sobre un capital inicial y tiene que ver con el precio del dinero. En otras palabras, siempre que pidas un préstamo vas a pagar unos intereses agregados a este.

Es muy recomendable que tengas un presupuesto o plan de pagos para estar siempre al día de la deuda y así solo tener que pagar el monto de ésta más los intereses ordinarios.

Los intereses moratorios, como señalamos ya más arriba, solo se generan cuando no pagas tus préstamos de manera puntual. Es como un castigo por no pagar en el tiempo que se establece en el contrato.

¿Cómo se calculan los intereses moratorios?

Los intereses moratorios en México se calculan sobre el monto que debiste abonar en una fecha establecida y no sobre el total de la deuda que tenías. Dentro de este monto se encuentra el interés ordinario y la amortización.

Para que lo veas más claro, lo vamos a ver con un ejemplo práctico:

  • Imagínate que debes al banco o entidad prestamista $20.000 pesos al 31 de diciembre de 2018.
  • El 15 de diciembre no puedes pagar la cuota de $5.000 pesos que te toca por diferentes motivos.
  • Este préstamo tiene un interés ordinario que es del 3% mensual y una tasa de interés moratorio que es del 6% mensual.
  • El 15 de diciembre los $5.000 pesos que no puedes pagar se reparten de la siguiente manera: $900 pesos por intereses ordinarios, y $4.100 pesos para amortizar.
  • El 10 de enero de 2019 ya puedes pagar y le das al banco o entidad prestamista $5.000 pesos.
  • Pero, estos te dicen que no es correcto. La verdad es que debes pagar $5.250 pesos. Este importe se deriva del hecho que los intereses moratorios son un 6% mensual, y al haber pasado 25 días desde el vencimiento, se tienen que amortizar también. Por eso se cobra la parte proporcional de este 6%, que al ser 25 días es de $250 pesos.

Cómo te puede afectar pagar intereses moratorios

Aparte de incrementar tu deuda de forma considerable, los intereses moratorios se sumarán al pago de tu deuda inicial y cada institución establecerá el interés que te cobrará. Como ya hemos ido comentando, al final acabarás pagando mucho más por culpa del retraso en el pago.

Otra desventaja que hemos señalado al principio es que tu historial crediticio se verá afectado si no realizas los pagos a tiempo. Esto lo notarás en los futuros préstamos que quieras pedir, ya que los bancos y entidades prestamistas no te verán con muchas garantías y la mayoría retrasará tus solicitudes.

Lo ideal es que tengas un plan de pagos o te hagas un presupuesto para pagar las deudas y así evitar retrasos. Esto hará que puedas mejorar tu ranking en el Buró de crédito.

Límite aplicable a los intereses moratorios

Según el artículo 174, párrafo segundo, de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito se prevé que el cobro de intereses moratorios no sea un beneficio abusivo derivado de los intereses del préstamo por una de las partes.

Para la interpretación de la excesividad de estos tipos de interés moratorio, normalmente se tiene en consideración lo siguiente:

  • El tipo de relación entre las partes. 
  • La calidad de los sujetos que intervienen en la suscripción del pagaré y si la actividad del acreedor se encuentra regulada.
  • El destino o finalidad del crédito.
  • El monto del préstamo.
  • El plazo de este.
  • La existencia de garantías para el pago del crédito.
  • Las tasas de interés de las instituciones bancarias para operaciones similares a las que se analizan y que únicamente sirven como parámetro de referencia.
  • La variación del índice inflacionario nacional durante la vida real del adeudo.
  • Las condiciones del mercado.
  • Y, por último, otras cuestiones que generen convicción en el juzgador.

Consejos para poder afrontar las deudas a tiempo y evitar los intereses moratorios

Como puedes ver, el pagar intereses moratorios no es algo óptimo ya que, aparte de tener que pagar más dinero, también puedes tener problemas en solicitar préstamos en el futuro. Por eso, sigue nuestros consejos para poder afrontar las deudas a tiempo:

  • Antes de pedir un préstamo, como ya señalamos al principio, debes tener muy claro que podrás hacer frente a este. No pidas dinero si no estás seguro de poder afrontar las deudas. Y no pidas más de lo que necesitas realmente. 
  • Hazte un plan de pagos o un presupuesto para poder pagarlas. Es imprescindible que sepas cuando te toca pagar, porque como hemos señalado en este artículo las consecuencias de no hacerlo siempre son malas.
  • Tienes que acordar plazos de pago realistas. No hagas plazos cortos si realmente no los podrás afrontar. Tampoco hagas plazos muy largos, ya que cuanto más larga es la amortización, más altos son los intereses.
  • Es muy importante que pongas en orden tus finanzas personales. Si hace falta, hazte un presupuesto para que ver cómo tienes tu economía personal.
  • Lo primero que debes hacer es separar como mínimo un 10% de tus ingresos mensuales para el ahorro. Así tendrás un colchón para cualquier necesidad o emergencia de última hora que tengas.
  • Una buena idea es pagar las deudas que son más costosas. Cuanto antes las pagues, mejor, porque así te ahorrarás más dinero.
  • Otra opción es ir primero pagando las deudas de menor importe a mayor. Esto se hace así porque siempre es más fácil pagar las deudas más pequeñas que las más grandes. Así refuerzas psicológicamente el esfuerzo de ahorrar porque ves que realmente funciona.

Si te ha parecido interesante este artículo, no dudes en compartirlo en las redes sociales. Además, si tienes alguna duda, escríbenos a nuestro correo mx@financer.com. Desde Financer.com estaremos encantados en ayudarte.

Sobre el autor

Prestamistas del año

Mejores prestamistas del año, fiables y seguras. Valoración basada en los comentarios de los usuarios.

(basado en 34 comentarios)

(basado en 12 comentarios)

(basado en 20 comentarios)

Comparar prestamistas

Mantente informado con Financer.com

Síguenos en Facebook

×

Por favor, valora Intereses moratorios, ¿qué pasa si no se puede pagar a tiempo un préstamo?