Psicología del dinero

5 minutes

Vivimos en una sociedad en que estamos siempre inmersos en días de compras como el Black Friday o el Buen Fin. Puede que para muchos sean días especiales en que pueden comprar todo lo que desean, pero para algunos es un problema debido a su adicción a las compras.

Además, el pedir préstamos para satisfacer la necesidad de comprar tiene una serie de consecuencias muy negativas como la incapacidad para pagar deudas. todo porque querían comprar el último modelo de teléfono o reloj.

Sin embargo, la pregunta es: ¿qué es lo que empuja a las personas a gastar dinero comprando? La respuesta es bastante simple: hay gente que gastar dinero les hace más felices.

¿Por qué el gastar dinero está conectado con el sentimiento de felicidad?

La mente humana funciona de formas un poco raras. El sentirse bien se crea a partir de la dopamina, el químico afortunado en nuestros cerebros, que se libera en nuestras mentes como un premio que nos hace sentir así y dice a nuestras mentes que se debe realizar la acción de liberación de este químico.

Por ejemplo, ir de compras es una de las actividades que los científicos consideran una de las fuentes más reales que liberan la dopamina de nuestros cerebros.

Sin embargo, no todo es tan simple como puede parecer. Las personas también tienen control sobre los impulsos y no acostumbran a gastar sin pensárselo antes. Bien es cierto que el centro de placer cerebral se activa cuando se muestran diferentes productos a las personas, pero también es verdad que cuando se les mostró el precio de éstos la parte del cerebro que toma decisiones se activó con el centro de dolor.

Entonces, si todas las personas tenemos la capacidad que nos protege de compras compulsivas, ¿por qué hay gente que tiene adicción a ellas?

Para algunas personas la sensación inmediata de bienestar que proviene de la dopamina es tan poderosa que en verdad se convierte en un problema. También hay otras que tienen un receptor de la dopamina un poco más hiperactivo que el resto, lo que resulta en una mayor liberación de ésta.

En conclusión, comprar hace que nuestro cerebro libere la dopamina. Es decir, te hace sentir bien. Es por eso que después de realizar una compra puede que estés de buen humor. Desgraciadamente algo que te pude llevar a una auténtica adicción a las compras.

5 razones psicológicas por las cuales gastar dinero te hace sentir bien

1. Sientes que tienes el control de todo

Hay momentos en la vida en que puedes sentir que estás perdiendo el control, lo que deriva en estrés, tristeza, ira u otras emociones negativas.

Es por eso que hay personas que empiezan a visitar centros comerciales para tomar el control, ya que comprando lo vuelves a recuperar. Comprar en un momento en el que puedes controlar todo por tu cuenta.

Por lo tanto, comprar puede subir la autoestima y también restaurar tu estado emocional, reduciendo de esta manera el estrés y la ira que puedas tener.

2. Ir de compras te hace mirar el futuro de forma positiva

Otra de las razones por las que la gente se puede sentir ansiosa, triste o estresada es que han perdido toda esperanza en la vida.

Comprar ayuda en esta situación. El simple hecho de imaginar como te quedará la ropa o el accesorio que te interesa empezará a crear un sentido positivo de anticipación, especialmente si al final decides comprar lo que deseas.

3. Puedes resolver problemas

Pensando en la naturaleza de las compras, en realidad casi siempre estás resolviendo pequeños problemas mientras compras. Por ejemplo, no te gusta la mesa de la cocina, puedes comprar un mantel para que se vea mejor.

Incluso el ir de compras te puede ayudar a resolver problemas más complejos. Si puedes empezar a manejar los más pequeños, ¿por qué no empezar con los más grandes también?

4. Comprar hace que tu confianza crezca

Las compras pueden ayudar a generar confianza y autoestima en general. Por ejemplo, imagina que quieres ahorrar para comprarte unos buenos zapatos para asistir a una junta. Con los nuevos te vas a sentir muy seguro y listo para hacer negocios más rentables.

Ir de compras libera la dopamina. Utilizar esta función de forma estratégica y darse el gusto de vez en cuando te ayudará a subir tu autoestima sin caer en la adicción.

5. Ayuda a romper con la rutina

Uno de los problemas que tiene la rutina es que puede provocar cansancio y fatiga, lo que sin duda se transmite a la vida cotidiana.

Comprar ayuda en esta situación porque te encuentras en un nuevo entorno y nuevas situaciones y experiencias. Un pequeño cambio ayuda a refrescar y a ser más productivo. Es decir, a ser más feliz simplemente porque has cambiado por una vez tu rutina diaria.

¿Por qué gastar dinero a veces conduce a la culpa?

Ir de compras puede causar sentimientos contradictorios. Por un lado, gastar dinero te puede hacer sentir bien, pero por otro se sienten culpables. ¿Cómo puede ser que gastar el dinero que tanto te costó ganar te genera el sentimiento de culpa en lugar de sentirte bien?

La respuesta es bastante simple. La culpa aparece cuando uno teme que la cantidad de dinero se podría haber gastado mejor. Por ejemplo, si compras algo por $1.500 pesos que no tenías pensado en comprar, está claro que te vas a sentir culpable porque esta cantidad la podrás haber gastado en corar alimentos o destinarla al ahorro.

¿Cómo te puedes deshacer del sentimiento de culpa? Lo importante es que tengas un presupuesto. Este te va a ayudar a evitar los gastos innecesarios y las compras compulsivas. Lo que puedes hacer es presupuestar una pequeña cantidad para ocio. De esta manera, si gasta el dinero no te va a sentir mal porque este estaba planeado en el presupuesto.

El saber cuánto dinero vas a destinar para el ocio te ayudará a planificar el gasto y conocer si podrás gastar más. Por ejemplo, si quieres ir de viaje podrás calcular el dinero que necesitarás ahorrar para hacerlo. Es una manera de planificar diferentes experiencias que te pueden enriquecer sin preocuparte de gastar mucho dinero.

Además, la emoción de esperar un evento en el que sabes que te lo vas a pasar bien muchas veces te hace sentir mejor que simplemente ir de compras.

¿La suerte y el dinero dan felicidad?

Hay muchos mexicanos que piensan que con ganar la lotería van a resolver todos los problemas que tienen y les hará más felices.

Sin embargo, existen estudios que demuestran que un ingreso alto esporádico no trae el sentimiento tan esperado de felicidad. Comprar la dopamina es algo solo instantáneo y desaparece de forma rápida. Es decir, no es un sentimiento de felicidad permanente.

Cuanto mayor es el ingreso que trae la suerte, tienes más oportunidad de comprar tiempo. Por ejemplo, en el momento en que contratas a alguien que te limpie la casa, simplemente estás ganando más tiempo para hacer otras cosas. Un estudio de 2017 certificaba que las personas que invertían en un servicio de limpieza estaban más satisfechas con su vida que las personas que no contrataban a nadie para estas tareas.

Es decir, los nuevos zapatos puede que no te hagan feliz, pero el gastar el dinero en algunos servicios útiles pueden darte un poco de satisfacción en tu vida. Es cierto que un mayor ingreso puede significar menor estrés, ya que es más fácil para ti resolver los problemas. Sin embargo, te debe quedar claro que la felicidad viene de tu interior.

Es por eso que lo mejor que puedes hacer es un presupuesto mensual para buscar la felicidad y evitar las compras compulsivas. Puede que ser que gastando poco dinero y manteniendo el que tanto te costó ganar te va a hacer más feliz que comprando zapatos o ropa que realmente no necesitas.

Comentarios (0)

 

Debes iniciar sesión para publicar un comentario.

Iniciar sesión con Facebook
Inicia sesión con tu correo electrónico
×

Por favor, valora Psicología del dinero