Solvencia económica, ¿qué es?

¿Has oído hablar de la solvencia económica pero no sabes qué es? En este artículo te contaremos qué es y por qué es importante en el momento de pedir un préstamo. ¡No te lo pierdas!

Las mejores entidades para pedir préstamos si tienes buena solvencia económica

  • Tasa de interes desde: 0%
  • Monto del préstamo: $1.000 hasta $10.000 pesos
  • Plazo: 61 días hasta 12 meses
  • Ser residente en México
Solicitar

Elegido 14323 veces

  • Primer préstamo gratis hasta los $3.000 pesos
  • Monto del préstamo de $1.000 a $10.000 pesos
  • Plazo: de 5 a 30 días
  • Ser mayor de 18 años
Solicitar

Elegido 16478 veces

  • Préstamos de $1.000 a $30.000 pesos
  • Plazo: de 2 días a 12 meses
  • Credy es un buscador de préstamos
  • Debes tener una cuenta bancaria
Solicitar

Elegido 24886 veces

Preguntas y respuestas sobre Solvencia económica, ¿qué es?

¿Qué es la solvencia económica?

La solvencia económica es la capacidad para hacer frente de las obligaciones que se contraen como, por ejemplo, el poder pagar una vivienda, las facturas mensuales o el mantenimiento del auto. En definitiva, es la capacidad de cumplir con las obligaciones que se tienen.

¿Qué es la insolvencia económica?

Una persona es insolvente cuando no puede pagar las obligaciones que tiene. Significa que se atrasa en pagos como las facturas mensuales, de la vivienda u otros.

¿Qué tipos de insolvencia hay?

Insolvencia económica permanente. Insolvencia económica temporal.

Seguro que has oído hablar de la solvencia económica y puede ser que tengas una idea de lo qué es solvencia.

De antemano, es importante que sepas que no contar con dinero no es ningún pecado. A veces puede pasar. Te sorprenderás de cuanta gente se ha encontrado alguna vez con poca solvencia económica o directamente con insolvencia. Desgraciadamente es más habitual de lo que puedas pensar.

Si te encuentras en una situación de no solvencia, puede que te pongas nervioso y empieces a estresarte. Lo más importante es que te relajes y pienses si esta situación es un contratiempo solo temporal o un inconveniente a largo plazo.

Si es la primera, la solución acostumbra a ser más sencilla. En cambio, si es la segunda, no vamos a negar que te encuentras en una situación un poco más complicada. Pero, por suerte para ti, en la vida hay soluciones para todo. Más adelante en este artículo vas a encontrar las respuestas.

El problema aquí reside en el hecho que, en la mayoría de los casos en que quieras solicitar, por ejemplo, un préstamo personal o un crédito automotriz, el banco o entidad prestamista te preguntará y requerirá si tienes cierta solvencia económica. El no tenerla te puede conllevar algunos problemas como, por ejemplo, que no acepten la solicitud para un préstamo u otro tipo de productos financieros.

Es por eso que en este artículo te queremos explicar una serie de aspectos cómo que es solvencia económica o cómo te puede afectar no tenerla. Además, te daremos una serie de consejos para que la puedas mejorar. Si quieres estar bien informado, no dejes de leer las siguientes líneas. Desde Financer México siempre proporcionamos información de primer nivel.

Solvencia económica

Qué es solvencia económica

La solvencia económica hace referencia a la capacidad para hacer frente a las obligaciones contraídas como, por ejemplo, el poder pagar una vivienda, unas facturas, un auto o cualquier otra cosa. En otras palabras, se refiere a la capacidad de pago para cumplir con las obligaciones pertinentes. 

Las personas que tienen solvencia económica suelen contar con el dinero suficiente como para hacer frente a sus compromisos o deudas diarias o mensuales.

En definitiva, un individuo se considera solvente cuando puede pagar; mientras que si no puede la persona se considera insolvente.

Esto se puede traducir a las empresas o entidades también. En este caso, la solvencia económica se basa de dos factores fundamentales que son la solvencia técnica y la efectiva:

  • La solvencia técnica es aquella que la empresa posee cuando tiene la capacidad de generar con su propia actividad la autofinanciación suficiente para poder hacer frente a sus deudas.
  • La solvencia efectiva es cuando la empresa o entidad no es capaz de hacer frente a sus deudas con la tesorería generada por la propia actividad. Por lo tanto, para poder hacer frente a sus deudas necesita vender activos o conseguir financiación adicional. De esta manera, conseguirá ser solvente de forma efectiva, pero no técnica. Es decir, será solvente a corto plazo, aunque a largo plazo no. La solvencia efectiva solo es efectiva en la puntualidad de pago.

Ahora ya conoces lo que es la solvencia económica para las personas y para las empresas. En este artículo nos vamos a centrar en la solvencia para las personas.

Por qué es importante la solvencia económica

Uno de los beneficios de la solvencia económica, o también conocida como solvencia financiera, es que el disponer de ella te hará la vida más fácil en el momento de solicitar un préstamo. Piensa que, a mayor solvencia, más alto es el préstamo que puedes pedir.

Si tienes unos ingresos o recursos elevados, estarás garantizando el pago del dinero que te presten. De esta manera, los bancos o entidades prestamistas confiarán más en ti, ya que dispones de más capacidad de pago. 

Por eso, en general las posibilidades de aprobación de la solicitud de un préstamo son mayores si se lleva unos meses cobrando un salario elevado o teniendo unas buenas fuentes de ingresos.

Es por eso que, para demostrar que tienes solvencia económica suficiente, tienes que presentar un comprobante de ingresos en la mayoría de los casos.

Además, la situación familiar también se tomará en cuenta, ya que de una forma indirecta también puede afectar a la capacidad de reembolso. Por ejemplo, si tienes muchos hijos, las posibilidades de conseguir un préstamo van a bajar, ya que no dispondrás de tanta solvencia financiera. En cambio, si no tienes hijos, las posibilidades serán más altas porque en principio el dinero o solvencia que dispones es solo para ti.

¿Son lo mismo solvencia y liquidez?

Ahora que ya sabemos lo que es la solvencia económica y el por qué de su importancia, vamos a mirar dos términos que pueden crear cierta confusión. Estamos hablando de la liquidez y la solvencia. 

En muchos casos estos dos términos van de la mano, pero son distintos. Las diferencias entre solvencia y liquidez vienen relacionadas con la seguridad financiera de un individuo o una empresa.

La liquidez es la cualidad que tienen los activos financieros en convertirse en dinero. En otras palabras, significa hacer frente a los compromisos de pago más inmediatos en un momento oportuno.

En cambio, la solvencia es la capacidad que tiene un individuo o empresa para realizar sus pagos y así cumplir con sus deudas financieras. Es decir, hay que contar con los recursos suficientes como ayuda o respaldo para poder cumplir con las obligaciones que tiene el individuo o la empresa.

Tipos de insolvencia

Como hemos visto en líneas más arriba, tener solvencia económica o solvencia financiera es muy importante para ciertos momentos como, por ejemplo, el momento de pedir un préstamo.

Pero, desgraciadamente hay algunos momentos en los que no se cuenta con la solvencia necesaria y se incurre en la insolvencia.

Para que lo veas más claro, hemos dividido la insolvencia en dos tipos (según su temporalidad):

Insolvencia económica permanente

Podemos decir que este es uno de los peores escenarios en que te puedes encontrar. Lo primero que debes hacer en este caso es reconocer que tienes un problema. Para que estés tranquilo, todo tiene solución.

La base del problema es el siguiente: en tu balance de ingresos y gastos, hay algo que no funciona. Esto hace que los segundos sean superiores a los primeros. Al ser un problema de dos caras, se puede solucionar por las dos vías. 

Por un lado, mírate bien los gastos. Todos los gastos. Seguramente que habrá algunos que no se pueden tocar como son los relacionados con los suministros de la casa. En cambio, hay otros que sí puedes tocar porque son prescindibles.

Para reducir el total de lo que gastas tienes que empezar a prescindir de aquellos que no son tan importantes. Si en el futuro mejora tu solvencia, podrás volver a disfrutar de los caprichos que te sacaste en el pasado.

Por otro lado, también puedes tratar de incrementar tus ingresos. Una solución es ampliar tu formación y buscar un nuevo puesto de trabajo que te aporte más ingresos. O si crees que tienes bastante tiempo libre, puedes buscar un trabajo de unas horas más para que te aporte los beneficios que te falten para conseguir la solvencia necesaria.

Insolvencia económica temporal

Esta situación es mejor que la anterior, pero tampoco es buena y recomendable encontrarte en ella.

Hay muchas soluciones que te pueden ayudar a salir de este problema. Por ejemplo, una son los préstamos inmediatos, donde puedes pedir cantidades de dinero bajas para poder salir del bache.

Otra opción es vender algún objeto o producto que tengas para así poder conseguir dinero rápido y solventar la insolvencia. 

Dependiendo de cuál es el gasto que te provoca la insolvencia, existen otras soluciones. Si tienes una factura alta, puedes negociar para que te fraccionen la deuda. Si hay intereses o costes adicionales, también lo tendrás que negociar.

Aparte de las que hemos mencionado arriba, hay otras opciones. Por ejemplo, puedes sacar el dinero de alguna cuenta de ahorros que tengas, o también pedir dinero a familia o amigos.

Cómo se puede mejorar la solvencia económica

A continuación, vamos a darte una serie de consejos que debes seguir si quieres tener una buena solvencia económica. Estos son:

  • Mantén el equilibrio entre lo que ganas y lo que gastas. Paga siempre a tiempo todas las deudas en plazos realistas. No intentes pagar antes si no puedes. Tampoco dejes que pase más tiempo del necesario, ya que si no los intereses serán más altos y pagarás más.
  • Crea un colchón para así aumentar la solvencia. Este colchón sirve como seguro para el futuro. Es verdad que el futuro es incierto, o sea que nunca sabes lo que puede llegar a pasar. Es por eso que el tener el colchón económico te puede llevar cierta tranquilidad.
  • Con el objetivo de tener una buena solvencia financiera y económica tienes que ser precavido. Eso significa que debes evaluar los meses en que vas mejor y los otros en que flaqueas un poco. La idea es que logres sacar un mayor porcentaje de los grandes ingresos para las épocas más duras. Así siempre gozarás de buena liquidez.
  • Es importante crear hábitos saludables. Analiza lo que haces en tu día a día y piensa qué hábitos son saludables o no. Si encuentras hábitos que no lo son, los puedes sustituir practicando deporte o disfrutando de tu tiempo libre con actividades más beneficiosas para la salud.
  • Establece metas para ganar más solvencia. Este puede ser un plan para mejorar tus finanzas personales, por ejemplo. La idea aquí es que vayas ganando más solvencia a medida que pasa el tiempo.

Si te ha parecido interesante este artículo, no dudes en compartirlo en las redes sociales. Además, puedes escribirnos en el caso de tener preguntas. Desde Financer México estaremos encantados en responderte.

Sobre el autor

Prestamistas del año

Mejores prestamistas del año, fiables y seguras. Valoración basada en los comentarios de los usuarios.

(basado en 33 comentarios)

(basado en 12 comentarios)

(basado en 63 comentarios)

Comparar prestamistas

Mantente informado con Financer.com

Síguenos en Facebook

×

Por favor, valora Solvencia económica, ¿qué es?